¿Qué es la arquitectura sostenible? Lo primero que interpretan la mayoría de las personas, es que debe ser cuidadosa con el medio ambiente. La idea principal es utilizar técnicas y materiales respetuosos con el medio ambiente durante el proceso de construcción, teniendo en cuenta las condiciones del sitio e incorporándolos al diseño siempre que sea posible, buscando minimizar el impacto negativo de los edificios a través del consumo eficiente de energía y el espacio de desarrollo. También significa utilizar materiales que minimicen la huella ambiental de la estructura, ya sea debido a procesos de fabricación que requieren mucha energía o largas distancias de transporte. Es nuestra responsabilidad, considerar emplear sistemas en el diseño que aprovechen los desechos y los reutilicen de la manera más eficiente posible.

 

Por lo tanto, pensamos en cómo funcionan los edificios en su entorno local y qué impacto tiene en el medio ambiente global. Nuestro objetivo es que PEM ARQUITECTURA satisfaga las necesidades de nuestras generaciónes de forma que no reduzca las oportunidades de las siguientes. Esto significa que nos esforzamos por encontrar el equilibrio entre el medio ambiente, el crecimiento económico y la sostenibilidad social en la arquitectura.

 

Arquitectura respetuosa con el medio ambiente: Tenemos que entender cómo influye la arquitectura al medio ambiente. Durante la fase de planificación, analizamos factores cómo, la ubicación, la forma y las soluciones, que afectan al consumo de energía y a las emisiones de gases de efecto invernadero. Cuando diseñamos el espacio, la eficiencia y la flexibilidad, son los criterios que nos guían en el proceso. Elegimos materiales que a lo largo de su vida útil, minimicen el consumo de recursos y el impacto ambiental. Utilizamos herramientas especializadas para responder a requisitos específicos, por ejemplo en él trabajo con la luz y ventilación natural y el consumo de energía.

 

El diseño de la arquitectura económica: Implica una comprensión de cómo la arquitectura afecta a las finanzas de los promotores, los usuarios y la sociedad. Minimizamos el consumo de recursos, centrándonos en soluciones flexibles y eficientes. Por último, pero no por ello menos importante, diseñamos soluciones eficientes y duraderas que puedan soportar años de uso, con los mínimos costos de funcionamiento y mantenimiento posibles.

 

El diseño arquitectónico social: Implica entender cómo la arquitectura afecta a las personas. Creamos espacios buenos y seguros, con buena iluminación, visibilidad, acústica, temperatura agradable y aire fresco. Creamos espacios que estimulan los sentidos y evocan emociones. Escuchamos a constructores, promotores, autoridades, usuarios y socios, logrando así, llevar los resultados de nuestras conversaciones a cada proyecto.

 

Hay infinitas posibilidades de mejorar los proyectos desde el punto de vista climático, económico y social. Nuestro trabajo consiste en identificar el mayor número posible de estas oportunidades.